Las transformaciones introducidas en la cultura contemporánea producto de las mediaciones visuales, sus imágenes y las nuevas prácticas comunicacionales implícitas, alteran la organicidad de los programas arquitectónicos, cuestionando y relativizando el carácter de objeto inmóvil ñla llamada inmovilidad sustancial que sostenía Borchers- de las operaciones figurativas que los materializan. Se busca la concepción de espacios contempor áneos, fluído e hipervinculados que correspondan a los acciones de comunicación de las personas.